CivilFamilia

La guarda y custodia compartida no implica que no haya pensión de alimentos.

SENTENCIA RECIENTE DEL TRIBUNAL SUPREMO DONDE ACLARA QUE LA ATRIBUCIÓN DE LA GUARDA Y CUSTODIA COMPARTIDA NO IMPLICA NECESARIAMENTE LA INCOMPATIBILIDAD CON LA PENSIÓN DE ALIMENTOS Y LA PENSIÓN COMPENSATORIA, ACLARANDO NUEVAMENTE LAS CIRCUNSTANCIAS PARA LA APLICACIÓN DE UNO Y OTRO TIPO DE PENSIÓN.

 

Es de conocimiento público, y lo vemos los profesionales del Derecho de Familia a diario la interposición de demandas solicitando la GUARDA Y CUSTODIA COMPARTIDA CON EL FIN DE NO TENER QUE PAGAR PENSIÓN DE ALIMENTOS  por los menores.

No se afirma aquí que este sea siempre el caso, ni siquiera que sea la mayoría de los casos, pero efectivamente ocurre.

Y se basa la petición en la falsa creencia de que, al implicar la GUARDA Y CUSTODIA COMPARTIDA un reparto mas o menos equitativo de los tiempos que el/los menores transcurren con cada progenitor, ello debería suponer de modo automático que cada uno de ellos ha de abonar los gastos devengados en su período de estancia con el/los menores y por tanto no ha lugar a pensión de alimentos.

Pues bien, el Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, en la reciente Sentencia de  27 de enero de 2016, Sentencia 55/2016 Rec. 470/2015,Ponente Excmo. Sr. D.: Francisco Javier Arroyo Fiestas    ha venido a aclarar que ESTO NO ES ASÍ NECESARIAMENTE.

La preeminencia del sistema de CUSTODIA COMPARTIDA tiene como finalidad privilegiar el mantenimiento de las relaciones paterno-filiales procurando mantenerlas a salvo de las turbulencias de una ruptura de pareja y siempre priorizando el FAVOR FILI o interés del menor, PERO NADA TIENE QUE VER CON LAS ALTERNATIVAS ECONÓMICAS DE SOLUCIÓN QUE SE PLANTEAN A FUTURO, LAS CUALES HAN DE ANALIZARSE CASO POR CASO respetando sus particularidades.

Cuando exista una evidente disparidad económica entre la situación de ambos progenitores y en atención al mencionado interés del menor, podrá establecerse el pago de una pensión de alimentos, con límite en el tiempo o, como en el caso de la Sentencia que referimos, sin ese límite, para salvaguardar precisamente ese interés, y todo ello compatible con la fijación del régimen de GUARDA Y CUSTODIA COMPARTIDA

tribunal supremo

Así, en la Sentencia analizada el Tribunal Supremo nos dice.

El recurrente entiende que al adoptarse el sistema de custodia compartida no es necesario el pago de alimentos, pues cada uno se hará cargo de los mismos durante el período que tenga la custodia de los menores. Sin embargo, en la sentencia del Juzgado, que acordaba la custodia compartida, fijaba alimentos para los hijos, dado que la madre no tenía ingresos propios, si bien los limitaba por un plazo de dos años, en los que consideraba que la madre podría encontrar trabajo. Esta Sala debe declarar que la custodia compartida no exime del pago de alimentos, cuando exista desproporción entre los ingresos de ambos cónyuges, o como en este caso, cuando la progenitora no percibe salario o rendimiento alguno (art. 146 C. Civil), ya que la cuantía de los alimentos será proporcional a las necesidades del que los recibe, pero también al caudal o medios de quien los da.

El Juzgado yerra y la Audiencia lo corrige cuando aquel limita temporalmente la percepción de alimentos a dos años, pues los menores no pueden quedar al socaire de que la madre pueda o no encontrar trabajo. Esta limitación temporal, tiene sentido en una pensión compensatoria, como estímulo en la búsqueda de ocupación laboral, pero no tiene cabida en los alimentos a los hijos, al proscribirlo el art. 152 del C. Civil. Por lo expuesto, esta Sala mantiene el pronunciamiento de la sentencia recurrida, en relación con los alimentos al mantenerlos sin limitación temporal, sin perjuicio de una ulterior modificación, si varían las circunstancias sustancialmente (art. 91 C. Civil).

Clarifican estos dos párrafos la confusión de conceptos planteada con anterioridad, y pone de relieve las particularidades de las obligaciones alimentarias enfocando, como deciamos anteriormente, en el FAVOR FILI, las prioridades de su fijación y mantenimiento.

Y con respecto a la pensión compensatoria vuelve el Tribunal Supremo a aclarar en que consiste con Jurisprudencia muy consolidada, diciendo:

Alega el recurrente que no procede la pensión compensatoria y, subsidiariamente que se haya prolongado hasta los tres años por la Audiencia Provincial, en lugar de los dos años establecidos por el Juzgado. Esta Sala en sentencia de 16 de Julio del 2013, recurso: 1044/2012, declaró: «El artículo 97 CC exige que la separación o el divorcio produzcan un desequilibrio económico en un cónyuge, en relación con la posición del otro, para que surja el derecho a obtener la pensión compensatoria . En la determinación de si concurre o no el desequilibrio se deben tener en cuenta diversos factores, como ha puesto de relieve la STS 864/2010, de Pleno, de 19 enero. La pensión compensatoria -declara- “pretende evitar que el perjuicio que puede producir la convivencia recaiga exclusivamente sobre uno de los cónyuges y para ello habrá que tenerse en consideración lo que ha ocurrido durante la vida matrimonial y básicamente, la dedicación a la familia y la colaboración con las actividades del otro cónyuge; el régimen de bienes a que han estado sujetos los cónyuges en tanto que va a compensar determinados desequilibrios, e incluso, su situación anterior al matrimonio para poder determinar si éste ha producido un desequilibrio que genere posibilidades de compensación. De este modo, las circunstancias contenidas en el artículo 97.2 CC tienen una doble función: »a) Actúan como elementos integrantes del desequilibrio, en tanto en cuanto sea posible según la naturaleza de cada una de las circunstancias. »b) Una vez determinada la concurrencia del mismo, actuarán como elementos que permitirán fijar la cuantía de la pensión. A la vista de ello, el juez debe estar en disposición de decidir sobre tres cuestiones: »a)Si se ha producido desequilibrio generador de pensión compensatoria . »b) Cuál es la cuantía de la pensión una vez determinada su existencia. »c) Si la pensión debe ser definitiva o temporal”». Esta doctrina se ha aplicado en las sentencias posteriores 856/2011 de 24 noviembre, 720/2011 de 19 octubre, 719/2012 de 16 de noviembre y 335/2012 de 17 de mayo 2013. En STS de 4 de Diciembre del 2012, recurso 691/2010, se fijó que: «…por desequilibrio ha de entenderse un empeoramiento económico en relación con la situación existente constante matrimonio que debe resultar de la confrontación entre las condiciones económicas de cada uno, antes y después de la ruptura. Puesto que por su configuración legal y jurisprudencial la pensión compensatoria no tiene por finalidad perpetuar, a costa de uno de sus miembros, el nivel económico que venía disfrutando la pareja hasta el momento de la ruptura, sino que su objeto o finalidad legítima es lograr reequilibrar la situación dispar resultante de aquella, no en el sentido de equiparar plenamente patrimonios que pueden ser desiguales por razones ajenas a la convivencia, sino en el de colocar al cónyuge perjudicado por la ruptura del vínculo matrimonial en una situación de potencial igualdad de oportunidades laborales y económicas respecto de las que habría tenido de no mediar el vínculo matrimonial…» Aplicada la doctrina a lo alegado en el presente recurso se ha de mantener la pensión compensatoria temporal, a la vista de la manifiesta situación de desequilibrio dado que: 1. La esposa no trabaja. 2. A lo largo de su vida su ocupación laboral se ha extendido solo en 1973 días. 3. Ha invertido la mayor parte de su tiempo en las atenciones familiares.

En resumen, una serie de aclaraciones muy relevantes para no perder de vista que en Derecho, y en especial en DIVORCIOS, CUSTODIAS Y ALIMENTOS hay que ser extremadamente cuidadoso en el análisis evitando simplificar conceptos que no hacen mas que llevarnos a soluciones que alejan la Ley de su finalidades, y sobre todo se apartan del sentido común.

 

 

 

4 comentarios en “La guarda y custodia compartida no implica que no haya pensión de alimentos.

    1. Buenos días M del Consuelo, lo que relata es un ejemplo de situaciones de las que ocurren en muchos casos, la Ley no puede contemplar todas estas alternativas y son los Jueces los que deben interpretarla y aplicarla buscando acercarla al ideal de Justicia. Esta Sentencia es un ejemplo claro en ese sentido, la Custodia Compartida es una herramienta útil y necesaria para buscar favorecer la relación de ambos progenitores con sus hijos, no una excusa para sustraerse a los deberes de prestar alimentos que tienen como padres.

Deja un comentario