BlogExtranjeria

Denegación del Permiso de Residencia por Arraigo por falta de Solvencia Económica del Empresario.

Permiso de Residencia por Arraigo.

Una de las causas más comunes de denegación del Permiso de Residencia por Circunstancias Excepcionales, el llamado comúnmente arraigo social,  es la falta de solvencia económica del empresario que ha formalizado el contrato. A pesar de que el extranjero ha cumplido el resto de los requisitos se encuentra ante la imposibilidad de conseguir la residencia por causas ajenas a su voluntad.

Los motivos de denegación por esta causa más comunes, son los siguientes:

–         La empresa o empleador no se encuentra al corriente del cumplimiento de sus obligaciones tributarias con la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

–     No se ha garantizado por parte de la empresa o empleador, que se dispone de  medios económicos, materiales y personales para llevar a cabo el proyecto empresarial y a su vez para poder pagar el correspondiente salario al trabajador.

–          La empresa no se encuentra dada de alta en la Seguridad Social.

–          La empresa o el empleador tienen deudas con la Seguridad Social.

Sin embargo hay que tener en cuenta que la Administración no puede denegar el permiso por arraigo en base a estas circunstancias; y el motivo es muy sencillo; entre  los  requisitos exigidos por el Reglamento de extranjería que regula este permiso excepcional se establece en el artículo 124.b) únicamente la necesidad de que el solicitante: “Disponga de  un contrato de trabajo firmado por el trabajador y el empresario en el momento de la solicitud por un periodo que no sea inferior a un año”. No se menciona en ningún momento la necesidad de acreditar los medios económicos del empresario.

El cumplimiento del requisito de la solvencia económica, si se exige por el contrario en la tramitación del Permiso de Residencia por Cuenta propia, pues es un permiso que tramita la propia empresa que desea contratar a un extranjero que se encuentra en su país de origen; en este caso el Reglamento si recoge expresamente en  el artículo 50 c)  la obligación de que la empresa haya formalizado su inscripción en el correspondiente régimen de la seguridad social o que acredite los medios económicos, materiales o personales de los que dispone para su proyecto empresarial y para hacer frente a las obligaciones dimanantes del contrato de trabajo.

En conclusión es necesario diferenciar, entre el Permiso de Residencia por Circunstancias excepcionales (arraigo social regulado en los artículo 45.2 b y siguientes del  Reglamento), en los que la solicitud se presenta directamente por el propio extranjero debiendo únicamente acreditar la estancia continuada en el país durante tres años, que carece de antecedentes penales y cuenta con un contrato de trabajo de duración mínima de un año; sin que pueda exigírsele la acreditación de requisitos que no son de su competencia, como son el hecho de que el empresario esté dado de alta en la Seguridad Social. Y el Permiso de Residencia por Cuenta ajena, cuya solicitud se presenta directamente por la empresa o empresario y que exige el cumplimiento  de requisitos diferentes, entre ellos la solvencia económica.

Por tanto en aquellos supuestos en los que el extranjero se encuentre ante la denegación de su solicitud por arraigo en base a no haber quedado acreditada la solvencia económica del empresario, el interesado podrá recurrir la Resolución en base a estos argumentos.

Fuente: quieroabogado.es

Deja un comentario